Idioma: español

La lactancia materna protege a los recién nacidos y a los niños de corta edad contra enfermedades peligrosas, y genera un vínculo especial entre la madre y su hijo

La lactancia materna protege a los recién nacidos y a los niños de corta edad contra enfermedades peligrosas, y genera un vínculo especial entre la madre y su hijo. Utilizar biberón y alimentar al bebé con sustitutos de la leche materna, como preparaciones para lactantes y leche de origen animal, puede poner en riesgo su salud y su supervivencia de los niños y niñas. En caso de que la madre no pueda amamantar, debe extraerse la leche y dársela al bebé, y solo en caso que sea necesario, se debe alimentar al bebé con un sustituto de la leche materna de buena calidad, utilizando un envase esterilizado y agua en condiciones adecuadas para el consumo humano.

La lactancia materna protege a los recién nacidos y a los niños de corta edad contra enfermedades peligrosas, y genera un vínculo especial entre la madre y su hijo. Utilizar biberón y alimentar al bebé con sustitutos de la leche materna, como preparaciones para lactantes y leche de origen animal, puede poner en riesgo su salud y su supervivencia de los niños y niñas. En caso de que la madre no pueda amamantar, debe extraerse la leche y dársela al bebé, y solo en caso que sea necesario, se debe alimentar al bebé con un sustituto de la leche materna de buena calidad, utilizando un envase esterilizado y agua en condiciones adecuadas para el consumo humano.

The Internet of Good Things