Idioma: español

Para prevenir la diarrea, todas las heces, en especial las de los bebés y los niños y niñas de corta edad, deberían desecharse en una letrina o ser enterrados para evitar que contaminen los alimentos

Para prevenir la diarrea, todas las heces, en especial las de los bebés y los niños y niñas de corta edad, deberían desecharse en una letrina o ser enterrados para evitar que contaminen los alimentos o que el niño entre en contacto con los gérmenes que producen la diarrea. Las prácticas óptimas de higiene y el agua potable o apta para el consumo humano protegen a los niños contra la diarrea. Las manos deberían lavarse cuidadosamente con agua y jabón, o un sustituto como ceniza y agua, antes de preparar o manipular los alimentos de los niños y después de defecar y de haber estado en contacto con heces.

Para prevenir la diarrea, todas las heces, en especial las de los bebés y los niños y niñas de corta edad, deberían desecharse en una letrina o ser enterrados para evitar que contaminen los alimentos o que el niño entre en contacto con los gérmenes que producen la diarrea.
Las prácticas óptimas de higiene y el agua potable o apta para el consumo humano protegen a los niños contra la diarrea. Las manos deberían lavarse cuidadosamente con agua y jabón, o un sustituto como ceniza y agua, antes de preparar o manipular los alimentos de los niños y después de defecar y de haber estado en contacto con heces.

The Internet of Good Things