Idioma: español

La madre y su hijo deben ser examinados en el transcurso de las 24 horas posteriores al parto, durante la primera semana y seis semanas después del parto

La madre y su hijo deben ser examinados en el transcurso de las 24 horas posteriores al parto, durante la primera semana y seis semanas después del parto. En caso de surgir alguna complicación, deberán ser examinados con más frecuencia. Una madre saludable, un parto en condiciones de seguridad, cuidados esenciales para el recién nacido, una familia amorosa y una higiene adecuada en el hogar son factores que favorecen la salud y la supervivencia del recién nacido.

La madre y su hijo deben ser examinados en el transcurso de las 24 horas posteriores al parto, durante la primera semana y seis semanas después del parto. En caso de surgir alguna complicación, deberán ser examinados con más frecuencia. Una madre saludable, un parto en condiciones de seguridad, cuidados esenciales para el recién nacido, una familia amorosa y una higiene adecuada en el hogar son factores que favorecen la salud y la supervivencia del recién nacido.

The Internet of Good Things